Maltrato entre iguales ("bullying"). Lo que hay que saber.

Al tomar este tema la relevancia que está adquiriendo en los medios de comunicación, se producen dos efectos complementarios:

  • uno positivo, que hace que se reconozcan los hechos con más claridad y que por tanto se identifiquen las conductas que en otro momento se podrían tomar como «normales» (sensibilización)
  • otro negativo, que es el llevar a pensar que cualquier situación de confrontación que se produce tiene el rasgo de maltrato, banalizando el significado de la cuestión y haciendo pensar que está más extendido de lo que realmente lo está.

Uno de los informes más serios (anterior a esta concienciación mediática) fue encargado por el Defensor del Pueblo en el año 1999 (hay otros más recientes de carácter regional). Se puede descargar desde la página del Defensor del Pueblo. Las cifras que se manejan no se aproximan ni de lejos a las alarmantes cifras de que uno de cada cuatro alumnos sufre maltrato.

Aún cuando las cifras no sean tan alarmantes, el problema es real y hay que darle soluciones reales desde las familias, los centros educativos y las instituciones, sea para muchos casos, sea sólo para uno.

Existen numerosas iniciativas para ello, y se está trabajando desde diversas instituciones para mejorar no sólo este aspecto de la convivencia, sino todos los que tienen que ver con ella. El Portal de Convivencia del Ministerio de Educación y Ciencia es un buen lugar para acceder a información sobre este tema.

El próximo día 30 de enero (coincidiendo con el día escolar de la Paz) se hará público el nuevo informe del Defensor del Pueblo sobre violencia escolar. Habrá que estar muy atentos sobre los nuevos indicios e indicadores. Y sobre todo, habrá que leer las recomendaciones que se hace a cada estamento de la Comunidad escolar y a las Administraciones.

Trabajar, desde el Colegio y desde la Familia, la participación, los valores democráticos, la autoestima, la empatía, el respeto hacia los demás, la escucha activa… es sin duda un buen punto de partida, en cualquier caso, para evitar que nuestros hijos sean víctimas. O acosadores.


Bibliografía de interés:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.